cuad Inicio
cuad Introducción
cuad Presentación
cuad ¿Cómo llegar?
cuad El Valle del Gévalo
cuad Ayuntamiento
cuad Turismo
cuad Desarrollo Sostenible
cuad Cultura
cuad Caza
El tiempo en Robledo
logos
logos
valle del gévalo
El valle del Gévalo se presenta al atónito visitante como una sorprendente alfombra floral formada tanto por vegetación mediterránea (madroños, encinas, quejigos, robles) como atlántica (abedulares, tejos, acebos, etc.)

La acción de los humanos sobre el paisaje ha originado bellos rincones que resultan un placer descubrir por el visitante atento a nuevas sensaciones.

Situado en territorio altojareño, y ocupando un gran espinazo dentro de la comarca de la Jara, en el extremo más occidental de los Montes de Toledo, aparece bordeado al norte por las sierras del Hermo, del Puerto, de la Nava y de Picaza, y al sur por las de Viezo, Sevilleja y de la Hiruela, el Valle del Gévalo, formado por el río que le da nombre, y que caracteriza el paisaje.

Depresión intramontañosa de fondo pizarroso, que transcurre entre los 750 m y los 1380 m. de altura en sus vigorosas cumbres.

Río Gévalo 

Río Gévalo
La jara (Cistus ladanifer), que da nombre a la comarca en la que se enclava el Valle, puebla las laderas de estos montes, llenos de vegetación en forma de rodales o de campos salpicados de pies arbóreos. El profundo surco originado por el río está cubierto en gran parte por matorral o monte. Por otro lado se da un paisaje de planicies pedregosas puestas en cultivo, donde aparecen aquí y allá encinas y quejigos, alcornoques, madroños y brezos.
pradera
Los valores medios de pluviosidad, y la humedad ambiental, permiten en las laderas montunas, la existencia de vegetación densa, tanto del valioso monte mediterráneo natural, (encinas, quejigos, alcornoques, madroños, brezos), como rodales de considerable extensión de vegetación con fuertes características de atlanticidad, como pueden ser, abedules, tejos, robles, castaños, loros, etc.

madroño
Madroño
roble
Roble
encina
Encina
madroño
Brezo
roble
Quejigo
encina
Alcornoque

El clima húmedo y riguroso del valle, con una temperatura media anual inferior a los 14º y un duro invierno, además de las altas precipitaciones, propician que una densa vegetación de marcado carácter atlántico. Asociados a esta rica vegetación aparece un amplio abanico de especies de fauna de carácter mediterráneo, destacando los ciervos, jabalíes, corzos, con aprovechamiento cinegético, y otras especies como buitre negro, águila real, alimoche, rabilargos, ginetas, nutrias,etc, que dan idea de la riqueza natural del valle.

Especialmente interesante es una especie que puebla la zona de la Microrreserva, el loro (Prunus lusitanica), resto de la vegetación montana tropical existente durante el Terciario que se presenta en rodales (‘loreras’) más o menos extensos o individualmente, en el fondo de la garganta, cerca del cauce o sobre las pedreras adyacentes. Existen unos 150 ejemplares catalogados, razón por la que está catalogada como especie protegida.

 

sede electrónica
Mapa del valle del Gévalo
contacto
noticias
enlace a favoritos
pagina de inicio
Microrreserva